lunes, 25 de abril de 2011

Orchis robusta, reina de la Albufera de Mallorca

Impresionante, magnífica, esplendorosa, la belleza en su estado más puro. Así definiría a la Orchis robusta, pues ésta es la fuerte impresión que me causó verla por primera vez en su medio natural: el agua estancada y lodosa de la Albufera de Mallorca. En una inmensa alfombra verde de juncos, carrizos, berros y ranúnculos, aquí y allá levantan la cabeza altivas y orgullosas las largas inflorescencias rosadas de la orquídea de prado. Oscilan al unísono con la vegetación lacustre mecidas por el viento del nordeste como flores flotando sobre  las olas de un mar verde. Su vivo color brilla con luz propia y atrae como un imán a los amantes de la naturaleza, venidos de todo el mundo sólo para verla y rendirse a sus pies de reina. 

Orchis robusta con sus bellas flores rosadas y sus largas hojas creciendo sobre el lodo junto a unos juncos. Haciendo doble click sobre la foto se aprecia mejor su belleza.

Dos orquídeas de prado de unos 60 cms de altura creciendo junto a un canal de la Albufera.

Sus grandes flores y su envergadura la diferencian de la Orchis palustris. Ambas especies guardan un gran parecido, por lo que hasta no hace mucho los botánicos orquidólogos la consideraban como una subespecie y le daban el nombre de Orchis palustris subsp. robusta. Vale la pena ampliar la foto con un doble click.

Larga inflorescencia de Orchis robusta cuyo ejemplar sobrepasaba los 60 cms. de altura. 

La Orchis robusta es una verdadera rareza botánica en Europa, pues solamente vive en la Albufera de Mallorca. El número total de ejemplares ronda los 1200 pies. En el resto del mundo sólo se la puede encontrar en dos localidades del norte de África, en Argelia y Marruecos. 

Impresionantes, ¿verdad?. Es muy dificil entender la obcecación y la falta absoluta de sensibilidad de algunos políticos, hoteleros y promotores urbanísticos de Mallorca, incapaces de valorar el tesoro de ésta y otras plantas únicas en el mundo. Su importancia botánica y científica es enorme, certificada por notables orquidólogos de renombre internacional y, sin embargo, los que deberían protegerla la desprecian, para ellos no es más que un hierbajo, una molestia, una alimaña vegetal, un impedimento para sus negocios. Si estuvieran asesorados por verdaderos profesionales turísticos, tendrían en cuenta los miles de visitantes que vienen a Mallorca solamente para ver esta orquídea. Por desgracia sus asesores no son profesionales, no se ganan su sueldo y les aconsejan arrasar el hábitat de la Orchis robusta, arrancando de raiz los pocos ejemplares que sobreviven a duras penas rodeados de urbanizaciones y hoteles. El turismo ecológico va en aumento en un mundo donde la naturaleza en su estado más puro es cada vez más escasa. Es un valor en alza. Seamos positivos y confiemos en que se les abran los ojos y sean capaces de tener visión de futuro. Yo les aconsejaría que despidiesen a sus asesores. 

Mientras yo le hacía esta foto a esta preciosidad, dos matrimonios alemanes hacían cola a mi lado para arrodillarse ante esta reina de la Albufera y rendirle pleitesía. Las fotos que le hicieron volarán hacia su frío país germano celosamente guardadas como su mejor recuerdo de Mallorca.




7 comentarios:

  1. Gracias por mostrarla al menos en fotos, es una belleza digna de darse a conocer.

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  2. Que bellas son las flores, es increible la combinación de colores que nos ofrecen.
    Un Saludo

    ResponderEliminar
  3. Que preciosidad, no solo las flores tu trabajo tambien, saludos

    ResponderEliminar
  4. Hermosa la especie y la prosa que la acompaña.
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar