domingo, 19 de junio de 2011

Nectarios extraflorales: una golosina para las hormigas

Los nectarios son órganos vegetales que producen secreciones ricas en azúcares, aminoácidos o grasas o una combinación de todos ellos. Pueden ser nectarios florales secretores del néctar de las flores y extraflorales más orientados a premiar a los insectos que defienden la planta de los herbívoros. 

Diminutos nectarios extraflorales en el entrenudo del tallo de un arbusto de ricino de la variedad roja, Ricinus communis var. sanguineus. En cada uno de ellos se puede ver el estoma o abertura en forma de ombligo por donde excreta una gotita de néctar al ser estimulado por la caricia de las mandíbulas de una hormiga. Este detalle se ve mejor ampliando la foto con un doble click.

Los nectarios extraflorales aparecieron hace millones de años mucho antes de que las plantas primitivas desarrollasen las primeras flores. Se cree que su formación se inició por una necesidad de las plantas de excretar la savia sobrante, bien a través de los estomas o poros de las hojas o de los microtúbulos de los pelos glandulosos o tricomas. A lo largo de millones de años de evolución las plantas aprendieron que podían utilizar este exceso de savia en su propio provecho con dos finalidades muy distintas:

A- La primera finalidad fue la de defenderse de sus enemigos asociándose con las hormigas en una inteligente simbiosis. Todo empezó cuando las hormigas en su eterno deambular en busca de alimento encontraron las gotitas de savia sobrante que acababa de excretar la planta. La probaron y les gustó, de manera que poco a poco sus visitas a la fuente de savia se hicieron más frecuentes. Por una simple regla de transacción económica: yo te doy lo que tu quieres a cambio de lo que tu tienes y yo quiero, poco a poco la savia excretada se fue concentrando más y más haciéndose más dulce y más rica en aminoácidos y lípidos. Al mismo tiempo las hormigas se hicieron cada vez más dependientes de esta valiosa fuente de alimento hasta que ya no pudieron sobrevivir sin ella. 

 Otra imagen de los nectarios extraflorales del ricino. La simbiosis con las hormigas no es completa, pues su alimentación no depende exclusivamente del néctar, pero consigue que suban hasta sus ramas y recorran todas sus hojas y brotes tiernos, disuadiendo a los insectos fitófagos que son inmunes al veneno del ricino. Los mamíferos herbívoros evitan comer esta planta pues instintivamente saben que es tóxica.

Flores masculinas de ricino acompañadas de pequeños nectarios extraflorales. Esta planta tiene una fecundación anemófila dependiente del viento que lleva el polen desde las flores masculinas de una planta hasta les femeninas de otra planta. Para evitar la autofecundación las flores femeninas de cada inflorescencia se abren antes que las masculinas, de manera que cuando el ricino emite su propio polen sus flores femeninas ya están fecundadas y no son receptivas. En la parte superior de la imagen se ven los frutos inmaduros de las flores femeninas que fueron fecundadas unos días antes por el polen de otro ricino.

Algunas acacias han engrosado y ahuecado sus espinas para convertirlas en el hábitat ideal para las diminutas hormigas que viven en simbiosis sobre ellas. Una pequeña abertura en la espina hace la función de puerta de entrada al hormiguero de dura celulosa. Las hormigas patrullan contínuamente por todas las ramas y hojas de la acacia para detectar algun enemigo, desde un simple saltamontes fitófago hasta la áspera lengua de una gacela que gusta de las nutritivas hojas tiernas de la acacia. A través de la emisión de unas feromonas especiales las hormigas avisan a la colonia del ataque del enemigo y acuden furiosas a defender su casa y su fuente de alimento. Los mordiscos de sus fuertes mandíbulas y los chorritos cáusticos de ácido fórmico que lanzan con inusitada fuerza por el extremo de su abdomen disuaden al saltamontes y a la gacela que dejan tranquila a la acacia. Sin hormigas simbiontes que las defiendan las acacias son eliminadas rápidamente por el ejército de bocas hambrientas que habitan las áridas sabanas.

B- La segunda finalidad de los nectarios fue atraer a los insectos, aves, reptiles y mamíferos hacia las primitivas flores facilitándose así el intercambio genético a través de la polinización. Para ello los nectarios extraflorales más cercanos a las flores llegaron a fusionarse con ellas, incorporándose a la estructura de sus órganos sexuales. Acababan de aparecer los nectarios florales que son, por tanto, evolutivamente posteriores a los primitivos nectarios extraflorales.

 En estas pequeñas flores del árbol fuente, til o garoé, Ocotea foetens, fotografiadas en el Bosque de los Tiles de la Isla de la Palma, se ven perfectamente los nectarios florales de color anaranjado situados entre los estambres y el pistilo. De esta manera la planta consigue que los insectos golosos del néctar se impregnen con granos de polen y lo lleven hasta el pistilo de otras flores.

Esta curiosa flor pertenece a la única planta mediterránea que es polinizada por las aves. Se trata de la leguminosa Anagyris foetida, muy tóxica, que despide un olor nauseabundo al rozar sus hojas con la mano. Sin embargo el néctar de sus nectarios florales situados al fondo de la flor carece de toxicidad y es una golosina para las pequeñas aves que la polinizan.


7 comentarios:

  1. Hola Juan
    Que interesante lo de los nectarinos, entonces esas "berruguitas" que tiene mi cerezo en las hojas son nectarinos extrafolorales, ¿no?, estaba preocupado pensando se sería algún problema.
    Muchas gracias por ilustrarnos
    Juanma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Juanma. No te lo sé decir con seguridad, pero en Flora Ibérica en la descripción del Prunus avium dice: "pecíolo por lo general con dos gruesas glándulas rojizas o negruzcas,...."

      Un cordial saludo.

      Eliminar
  2. Muchas gracias , creo que si, que es eso
    Saludos y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  3. Tengo un arbol de aguacate, el ano pasado dio muchos aguacates y este ano ni siquiera,florecio, ya es viejo está muy grande

    ResponderEliminar
  4. Y siempre me a dado aguacates ,ahora no se ni que paso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu aguacate simplemente descansa. Volverá a fructificar en cuanto haya acumulado suficientes reservas.

      Eliminar