sábado, 26 de julio de 2014

Gardenia thunbergia, la fragancia de Sudáfrica


Quiero empezar esta entrada con la bellísima canción de Antonio Machín, Dos gardenias, una de las más bonitas y mundialmente conocidas de su repertorio. 

Aquí tenéis el enlace a Youtube y abajo la letra (Recomiendo abrir el audio en una pestaña o ventana nueva para ir leyendo mientras se escucha la canción):


Dos gardenias para ti,
con ellas quiero decir:
te quiero, te adoro, mi vida.
Ponle toda tu atención 
porque son tu corazón 
y el mío.
Dos gardenias para tí
que tendrán todo el calor 
de un beso,
de esos besos que te di 
y que jamás encontrarás 
en el calor de otro querer.

A tu lado vivirán 
y te hablarán 
como cuando estás conmigo 
y hasta creerás 
que te dirán 
te quiero.
Pero si un atardecer 
las gardenias de mi amor 
se mueren,
es porque han adivinado
que tu amor se ha terminado
porque existe otro querer.

A tu lado vivirán 
y te hablarán 
como cuando estás conmigo
y hasta creerás 
que te dirán 
te quiero.
Pero si un atardecer 
las gardenias de mi amor
se mueren
es porque han adivinado 
que tu amor se ha terminado
porque existe otro querer.

Gardenia thunbergia en febrero, cultivada en el Jardín botánico de Sóller. Este arbusto o pequeño árbol de la familia de las Rubiaceae crece de forma natural en los bosques que circundan la ciudad de El Cabo y en las provincias de Natal y Transkei de la República de Sudáfrica.

Misma Gardenia thunbergia anterior en plena floración en julio. La belleza de sus flores y la fragancia extraordinaria que desprenden han cautivado a los jardineros desde hace varios siglos y en la actualidad es ampliamente cultivada en todas las regiones del mundo con un clima mediterráneo semejante al de Sudáfrica. En los famosos Jardines londinenses de Kew se cultiva desde el año 1773.

Hojas muy lustrosas de Gardenia thunbergia.

Flor de Gardenia sudafricana de un luminoso blanco inmaculado, que se abre en el extremo de un largo tubo, en el fondo del cual está el néctar que sólo puede ser alcanzado por la probóscide de grandes insectos sudafricanos nocturnos de la família Sphingidae, que son sus polinizadores en su hábitat natural.

 Detalle de los ocho estambres y el pistilo.

 Fruto de Gardenia thunbergia fotografiado en el Jardín botánico de la Orotava en Tenerife.

Otro fruto de Gardenia thunbergia.



6 comentarios:

  1. Preciosa Juan, me parece que la estoy oliendo. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Teresa. Su fragancia se huele desde más de cien metros de distancia. Un saludo.

      Eliminar
  2. Juan , creus que la podria plantar a Canals?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo crec que si, Fani. Si viu perfectament a Mallorca i al jardins britànics de Kew, per lògica ha de poder viure a Canals. La seva fragància s'olora a 200 metres de distància.

      Eliminar
  3. Hola Joan, un article molt perfumat, es sorprenent el grau d'especialització de la natura, oi?, "sólo puede ser alcanzado por la probóscide de grandes insectos sudafricanos nocturnos de la família Sphingidae"
    Juanma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivament, Juanma, sorprenent i apassionant.

      Eliminar