martes, 16 de septiembre de 2014

Encina de Raixa, colosal perla negra de Mallorca

Una venerable encina de bellotas dulces, tal vez una de las más ancianas, imponentes y bellas de Mallorca, está rodeada de escombros y basura, totalmente olvidada y denostada por la administración que debería velar por ella. Se trata de un árbol gigantesco ubicado en la finca pública de Raixa que fue adquirida con los impuestos de todos los españoles: el 66'66% de la Fundación Parques Naturales y el 33'33% restante del Consell de Mallorca. Crece sobre la pared orientada hacia el este-sudeste que bordea un torrente que atraviesa la finca y que lleva su mismo nombre, Torrent de Raixa.

Cara norte de la encina vista a contraluz. La fotografía está hecha desde el lecho del torrente. La belleza de este árbol venerable es espectacular.

Vista desde el otro lado se aprecia su ligera inclinación hacia el norte, tal vez debido al fuerte viento del sudeste que suele soplar en Mallorca desde el desierto del Sahara, el llamado Xaloc o Sirocco.

Su ramificación impresiona por su asimétrico equilibrio que compensa el peso de la rama casi horizontal que se ve a la derecha.

Al levantar la vista uno no puede sino maravillarse ante la belleza de este fantástico ser de cuento de hadas.

 Estas dos ramas crecen casi verticales en una cerrada bifurcación.

Otra hermosa vista de su estructura.

Mi amigo Llorenç posando junto al imponente árbol.

Un servidor haciendo lo mismo. En el suelo a la derecha se pueden ver tablones medio podridos, ruedas de carro antiguo, plásticos, etc... ¡Cuánto desprecio hacia este bellísimo árbol tres o cuatro veces centenario!

 El tronco es inmenso y muy sano, ramificado a un metro y medio del suelo. Llama poderosamente la atención el engrosamiento que se corresponde con un injerto, realizado tal vez hace 300 ó 400 años por un campesino mallorquín con una púa de encina de bellotas dulces. El pie o patrón era una encina silvestre de bellotas amargas nacida sobre la pared del torrente. El método tradicionalmente utilizado desde la antigüedad en Mallorca para injertar las encinas es el de Hendidura plena doble, rodeando el injerto con una especie de cucurucho a modo de maceta y llenándolo luego con tierra tamizada hasta cubrir las dos púas o estacas. Durante varios meses se debe regar la tierra para mantenerla húmeda evitando así que las púas se sequen, mientras se va formando la unión de los tejidos del injerto y el patrón. Cuando brotan las yemas de las púas, atraviesan la tierra como si fueran semillas que germinan y esto significa que el injerto ha agarrado.

 En el lado que mira al interior del torrente se ve parte de su sistema radicular.

 Desde la base del tronco hasta la línea inferior del engrosamiento del injerto hay 85 centímetros.

Se aprecia claramente la distinta orientación de las estrías de la corteza.

Las estrías del patrón son verticales, mientras que las del injerto son horizontales o ligeramente inclinadas.

Llorenç midiendo el perímetro o circunferencia del tronco por debajo del injerto que dio un valor de 430 centímetros, es decir, 4'3 metros. El perímetro justo por encima de la parte más ancha del engrosamiento del injerto midió 520 centímetros, o sea, 5'2 metros.

Y aquí me tenéis a mí haciendo los deberes para calcular el diámetro de este ser extraordinario. Según la fórmula matemática  d = c/π el diámetro es igual a la circunferencia dividida por el número π. Así pues:

---Diámetro del tronco medido justo por debajo de la línea inferior del engrosamiento del injerto:
 d = 430/3'1416 = 136'88 centímetros = 1'3688 metros.

---Diámetro máximo medido por encima de la parte más ancha del engrosamiento del injerto:
d = 520/3'1416 = 165'52 centímetros = 1'6552 metros.


Nido de paloma torcaz en lo alto de la copa. Lo vio Llorenç con su excelente vista cuando ya nos íbamos.

Esperemos que algún dia la administración la descubra y la trate con el respeto que se merece.




8 comentarios:

  1. Hola Juan, Que maravilla de árbol y que pena que después de ver pasar a su alrededor 4 siglos con todas sus guerras, y todos los acontecimientos de que habrá sido testigo y participe, se vea abocada al olvido y al abandono.
    En un bosque cercano a mi casa, por el que a veces voy a pasear con mi perra, hay un viejo roble también centenario, al que cada vez que paso saludo con todo respeto, como si de un sabio anciano se tratara, es una gozada sentarse a sus pies cuando el sol aprieta.
    Saludos
    Juanma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juanma, tu sí entiendes que los árboles también tienen alma. Un saludo.

      Eliminar
  2. Una encina realmente impresionante y encima injertada, algo poco corriente, al menos por esta tierra.Por aquí también hay algunas dignas de ser conservadas lo mejor que se pueda y, afortunadamente, la administración está bastante implicada en el tema. No hay derecho a que una encina de tal categoría se vea rodeada de basura.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Pini. Un árbol tan espectacular merece que ser conservado como un tesoro vivo. Saludos.

      Eliminar
  3. Joan, les fotos són molt bones. Gràcies per escriure l'article i per reivindicar aquest arbre que tanta frescor dóna i amb tants de fruits ens obsequia. Berenar baix dels seus braços en qualsevol època de l'any és un luxe que ja hem gaudit més d'una vegada, veritat?
    Salutacions!
    Matilde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gràcies, Matilde. Efectivament, berenar o simplement descansar a l'ombra d'aquesta alzina esponerosa és tot un plaer, un vertader luxe que no té preu. Una abraçada.

      Eliminar
  4. ¡ Que encina tan preciosa ! me encantan las encinas. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Teresa, a mi también me gustan mucho las encinas y en general todos los Quercus. Un abrazo.

      Eliminar