sábado, 15 de noviembre de 2014

Tarta de algarroba con nueces

La pulpa de las algarrobas, las legumbres o vainas de nuestro algarrobo mediterráneo, Ceratonia siliqua, tostada y triturada en forma de finísima harina es ideal para preparar recetas de repostería. Aquí tenéis una tarta que parece de chocolate, no sólo por el color sino también por el aroma que desprende y por su sabor delicioso.


Los ingredientes son éstos. Se pueden modificar a gusto del que hace la tarta o de los que se la van a comer:

-300 gramos de harina de trigo
-150 gramos de harina de algarroba
-6 cucharadas soperas de azúcar
-2 cucharadas de miel
-Un vaso y medio de leche entera
-Un vaso de agua caliente
-75 gramos de mantequilla
-100 gramos de nueces crudas.
-Un sobre de levadura natural desecada

Se deja leudar una hora en un lugar cálido, por ejemplo dentro del horno a baja temperatura (-35-40ºC) y a continuación se hornea durante 40 minutos a 180ºC.


Las nueces se pueden sustituir y/o complementar con piñones, pasas, orejones de albaricoque, fruta confitada, lonchitas finas de manzana, etc...


La harina de algarroba se vende en tiendas de delicatessen. Es ideal para preparar productos de repostería adaptados a las personas a las que el cacao provoca crisis de migraña o que son alérgicas a él. Con ella también se puede hacer un helado buenísimo y añadiendo dos cucharadas soperas de harina de algarroba a una taza de leche caliente se obtiene un aromático sucedáneo del chocolate a la taza.


2 comentarios:

  1. Hola Juan,
    Acabo de leer tu entrada, son las 18h15', una hora perfecta para merendar. Tu receta de esta apetitosa tarta me ha hecho pensar en la merienda, que pena que no tenga un trocito
    Un abrazo
    Juanma

    ResponderEliminar