viernes, 25 de diciembre de 2015

Reproducción de coníferas en fibra de coco

 

Hace unos 29 años, cuando todavía no tenía mi huerto y me dedicaba a los bonsais, un frío día de diciembre me dio por podar un tejo que había comprado para convertirlo en bonsai y al ver en el suelo las ramitas que le había podado, se me ocurrió sembrar una en una maceta convencido de que no agarraría. Cuando los días empezaron a alargarse y las temperaturas subieron las yemas de la ramita brotaron vigorosamente, mientras el tejo original languidecía por una enfermedad desconocida y acababa muriendo. Ahora tras casi tres décadas el que fuera un pequeño esqueje de unos 10 cms. separado de un tejo moribundo vive feliz sembrado en una de las terrazas de mi jardín y se ha convertido en un árbol bellísimo de más de tres metros de altura.

 Hace unos días, visionando un video en Youtube sobre reproducción de árboles frutales, de pronto me acordé de un bloque de fibra de coco que compré hace 5 ò 6 años con esta finalidad.

No sabía muy bien dónde buscarlo, pero no tardé en encontrarlo en una polvorienta bolsa de plástico. Estaba intacto. La fibra de coco seguía bien seca.

 Llené un cubo de agua y metí dentro el bloque. Tres días después se había rehidratado completamente y había quintuplicado su tamaño.

 La fibra de coco ya desmenuzada.

Está formada por las fibras más cortas de la envoltura fibrosa de la nuez de coco. Las fibras más largas se utilizan como material de relleno y también para hacer cuerdas y sacos.

 Con unas tijeras de cocina he ido cortando una docena de botellas de plástico transparente de agua mineral a unos 12 centímetros de la base.

 El corte no debe ser completo, dejando unos 3 centímetros sin cortar. Con las mismas tijeras les he hecho dos agujeros en la base para que el agua pueda drenar. El sustrato debe estar bastante húmedo pero no encharcado.

 Luego los he rellenado con la fibra de coco rehidratada.

 Agujeros en la base para drenaje del exceso de humedad.

Detalle de uno de los dos agujeros.

Aquí tenéis las 12 botellas ya rellenadas con el sustrato. 

Con todo preparado he cogido unas tijeras de podar y una cesta y he ido a buscar esquejes de algunas de las coníferas que más aprecio: 

-Taxus baccata "pyramidalis", variedad de jardín (29 años).
-Abies alba, procedente del Pirineo francés (30 años).
-Abies pinsapo, era un pre-bonsai y ahora mide 5 metros (30 años).
-Tetraclinis articulata, de una semilla de Cartagena (10 años).
-Cedrus atlantica, era un prebonsai y ahora mide 5 metros (30 años).
-Cedrus libani, era un prebonsai y ahora mide unos 12 metros (30 años).

 Los esquejes deben medir entre 12 y 20 centímetros. Es conveniente que conserven en la base un codo más grueso y viejo, lo cual facilita el enraizamiento. El de la imagen es de pinsapo o abeto de Ronda.

 Aunque también enraizan bien los esquejes sin codo. En ambos casos se eliminan las acículas de la parte inferior del esqueje que irá enterrada en el sustrato.

 De cada una de las 6 coníferas he sembrado dos esquejes. Aquí tenéis los dos del Tejo.

 Y éste es del Cedro del Atlas.

 Una vez sembrado el esqueje, se cubre con la parte superior de la botella a modo de mini-invernadero.

 El corte en la botella se cubre con cinta adhesiva, para cerrarla herméticamente y conseguir así un ambiente permanentemente húmedo, cálido y estable. El sustrato de fibra de coco retiene la humedad y al mismo tiempo gracias a su estructura poco compacta permite la aireación de las nuevas raíces. En caso de notar que el sustrato se ha secado se puede regar abriendo el tapón de la botella. Ésta no se abrirá hasta estar seguros de que el esqueje ha enraizado. En caso de éxito, como paso previo a la abertura completa de la botella, se irá acostumbrando la nueva planta al ambiente exterior quitando el tapón.

Detalle del cierre con cinta adhesiva.

 Y aquí tenéis los 12 esquejes ya sembrados, cada uno de ellos en su mini-invernadero. Deben colocarse en un lugar muy iluminado sin sol directo.

Ahora sólo queda esperar a que pasen tres o cuatro meses y los esquejes enraícen. Lo sabré porque las raíces se transparentarán a través del plástico. Os mantendré informados. Mientras tanto los iré nebulizando con agua muy limpia cada 15 días.

¡Deseadme suerte, amigos!

------------ooooooooooooOOOOOOOOOOOOoooooooooooo------------
Edito esta entrada el día 11 de Junio de 2016 para mostraros las primeras raíces del esqueje de Tejo, tras 5 meses y medio de la siembra.

 Sigue bien verde tras 167 días.

Ahora debo esperar dos o tres semanas a que aumenten las raíces para poderlo sacar de la botella de plástico y trasplantarlo en una maceta.

 ------------ooooooooooooOOOOOOOOOOOOoooooooooooo------------

 Edito de nuevo esta entrada el 3 de Noviembre de 2016, a los 310 días de la siembra, para mostraros otros dos esquejes ya enraizados, uno de Tejo y el otro de Tetraclinis. El esqueje de tejo de las dos fotos anteriores se lo regalé a un amigo y ya está trasplantado en una maceta y creciendo sin problemas.

 A la izquierda el único esqueje de Tetraclinis que ha echado raíces. El otro se secó dentro de la botella. Así pues el enraizamiento de los esquejes de Tetraclinis articulata ha tenido un éxito del 50%. A la derecha el segundo esqueje de Tejo que al igual que el anterior también ha echado raíces. Así pues el enraizamiento de los esquejes de Taxus baccata ha tenido un éxito del 100%.

 Mismos esquejes anteriores vistos desde arriba con las yemas brotando.

 Vigorosas raíces del 2º esqueje de Tejo.

Raíces intensamente rojas con la punta blanca del esqueje de Tetraclinis. Ni yo mismo me lo puedo creer.

En resumen, y de momento, de los 12 esquejes que sembré éste es el resultado:

-2 esquejes de Taxus baccata enraizados (100%).
-1 esqueje de Tetraclinis articulata enraizado (50%) y el otro seco.
-2 esquejes de Abies alba bien verdes, sin raíces visibles (¿%?).
-2 esquejes de Cedrus atlantica bien verdes, sin raíces visibles (¿%?).
-1 esqueje de Abies pinsapo, bien verde, sin raíces visibles y el otro seco (¿50%?).
-2 esquejes de Cedrus libani secos (0%)

A la espera de que los esquejes que permanecen verdes echen raíces, de momento ha habido un resultado global de un 25% de éxitos.

 El próximo día de Navidad se cumplirá un año de la siembra. Os mantendré informados de la evolución de los que siguen verdes.


16 comentarios:

  1. Suerte Juan, ya me entraron ganas de probar con alguno de los míos. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Genial, Juan. Sí que animaa reproducir así, es sencillo y parece eficaz. Mucha suerte, i bon Nadal. Abraçada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, José Mª. Bon Nadal. Una abraçada.

      Eliminar
  3. De mañana no pasa que lo ponga en practica.Muchas gracias por dar a conocer este sistema de reproducción.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Una cosa más que sé. Gracias por enseñar estas cosas. Por supuesto, te deseo toda la suerte para que esta primavera esos esquejes se transformen en unos pequeños arbolitos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Muy MUy Muy interesante!!!! No me quedo sin probar con los pinsapos!!! Que época es la adecuada Juan??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Pedro. Es buena época durante todo el invierno, antes de la brotación primaveral. Un abrazo y Feliz año nuevo.

      Eliminar
  6. Este blog es un auténtico tesoro... muchas gracias por todo lo que compartes, un abrazo y ¡Feliz año nuevo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti, María José. Un abrazo y Feliz Año 2016.

      Eliminar
  7. Tengo una curiosidad....crece dentro d la botella tapada y no necesitan aire ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El aire del interior de la botella se recicla con la respiración de la planta. Durante el día la planta consume el CO2 que ha producido durante la noche y durante la noche consume el oxígeno que ha producido durante el día. Las diminutas plantas que crecen en tubos de ensayo cerrados herméticamente en la reproducción in Vitro viven perfectamente en las condiciones de laboratorio.

      Eliminar